Select Page

Es posible que las habilidades técnicas que ayudaron a asegurar su primer ascenso no garanticen el siguiente. Si aspira a ocupar un puesto de liderazgo, hay un elemento emocional que debe tener en cuenta. Es lo que lo ayuda a entrenar con éxito a los equipos, manejar el estrés, brindar comentarios y colaborar con otros.

Se llama inteligencia emocional y representa casi el 90 por ciento de lo que diferencia a los empleados de alto rendimiento de sus compañeros con conocimientos y habilidades técnicas similares.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional se define como la capacidad de comprender y gestionar las propias emociones, así como reconocer e influir en las emociones de quienes te rodean. El término fue acuñado por primera vez en 1990 por los investigadores John Mayer y Peter Salovey, pero luego fue popularizado por el psicólogo Daniel Goleman.

Hace más de una década, Goleman destacó la importancia de la inteligencia emocional en el liderazgo y le dijo a Harvard Business Review: "Los líderes más efectivos son todos iguales en una forma crucial: todos tienen un alto grado de lo que se conoce como emocional". inteligencia. No es que el coeficiente intelectual y las habilidades técnicas sean irrelevantes. Sí importan, pero… son los requisitos de nivel de entrada para los puestos ejecutivos".

Ver vídeo

A lo largo de los años, la inteligencia emocional, también conocida como EQ, se ha convertido en una habilidad imprescindible. La investigación realizada por el proveedor de EQ TalentSmart muestra que la inteligencia emocional es el predictor más fuerte del rendimiento. Y los gerentes de contratación se han dado cuenta: el 71 por ciento de los empleadores encuestados por CareerBuilder dijeron que valoran EQ sobre IQ, informando que los empleados con alta inteligencia emocional tienen más probabilidades de mantener la calma bajo presión, resolver conflictos de manera efectiva y responder a sus compañeros de trabajo con empatía.

Los cuatro componentes de la inteligencia emocional

La inteligencia emocional generalmente se divide en cuatro competencias básicas:

  1. Conciencia de sí mismo
  2. Autogestión
  3. Conciencia social
  4. Gestión de relaciones

Para mejorar tu inteligencia emocional, es importante entender lo que implica cada elemento. Aquí hay una mirada más cercana a las cuatro categorías:

1. Autoconciencia

La autoconciencia está en el centro de todo. Describe su capacidad no solo para comprender sus fortalezas y debilidades, sino también para reconocer sus emociones y el efecto que tienen sobre usted y el desempeño de su equipo.

Según una investigación realizada por la psicóloga organizacional Tasha Eurich, el 95 % de las personas creen que son conscientes de sí mismas, pero solo entre el 10 y el 15 % lo son en realidad, y eso puede plantear problemas a sus empleados. Trabajar con colegas que no son conscientes de sí mismos puede reducir a la mitad el éxito de un equipo y, según la investigación de Eurich, provocar un aumento del estrés y una disminución de la motivación.

Para sacar lo mejor de los demás, primero debes sacar lo mejor de ti mismo, que es donde entra en juego la autoconciencia. Una manera fácil de evaluar su autoconciencia es completar la retroalimentación de 360 ??grados, en la que evalúa su desempeño y luego lo compara con las opiniones de su jefe, compañeros y subordinados directos. A través de este proceso, obtendrá información sobre su propio comportamiento y descubrirá cómo es percibido en la organización.

2. Autogestión

El autocontrol se refiere a la capacidad de manejar sus emociones, particularmente en situaciones estresantes, y mantener una perspectiva positiva a pesar de los contratiempos. Los líderes que carecen de autogestión tienden a reaccionar y les resulta más difícil controlar sus impulsos.

Una reacción tiende a ser automática. Sin embargo, cuanto más en sintonía esté con su inteligencia emocional, más fácil podrá hacer la transición de la reacción a la respuesta. Es importante recordar hacer una pausa, respirar, controlarse y hacer lo que sea necesario para controlar sus emociones, ya sea salir a caminar o llamar a un amigo, para que pueda responder de manera más apropiada e intencional al estrés y la adversidad.

Relacionado : 4 consejos para hacer crecer su red profesional

3. Conciencia Social

Si bien es importante comprender y manejar sus propias emociones, también necesita saber cómo leer una habitación. La conciencia social describe su capacidad para reconocer las emociones de los demás y la dinámica en juego dentro de su organización.

Los líderes que se destacan en la conciencia social practican la empatía. Se esfuerzan por comprender los sentimientos y las perspectivas de sus colegas, lo que les permite comunicarse y colaborar de manera más eficaz con sus compañeros.

La firma global de desarrollo de liderazgo DDI clasifica la empatía como la habilidad de liderazgo número uno, e informa que los líderes que dominan la empatía se desempeñan más de un 40 por ciento más en el entrenamiento, la participación de otros y la toma de decisiones. En un estudio separado realizado por el Centro para el Liderazgo Creativo, los investigadores encontraron que los gerentes que muestran más empatía hacia sus subordinados directos son vistos como mejores empleados por su jefe.

Al comunicarse con empatía, puede apoyar mejor a su equipo, al mismo tiempo que mejora su desempeño individual.

4. Gestión de relaciones

La gestión de relaciones se refiere a su capacidad para influir, entrenar y guiar a otros, y resolver conflictos de manera efectiva.

Algunos prefieren evitar los conflictos, pero es importante abordar adecuadamente los problemas a medida que surgen. Las investigaciones muestran que cada conflicto no abordado puede desperdiciar alrededor de ocho horas del tiempo de la empresa en chismes y otras actividades improductivas, lo que agota los recursos y la moral.

Si desea mantener contento a su equipo, debe tener esas conversaciones difíciles: en una encuesta reciente de la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos, el 72 por ciento de los empleados calificó el "trato respetuoso de todos los empleados en todos los niveles" como el factor principal en el trabajo. satisfacción.

Por qué importa la inteligencia emocional

Los líderes establecen el tono de su organización. Si carecen de inteligencia emocional, podría tener consecuencias de mayor alcance, lo que resultaría en un menor compromiso de los empleados y una mayor tasa de rotación.

Si bien puede sobresalir en su trabajo técnicamente, si no puede comunicarse de manera efectiva con su equipo o colaborar con otros, esas habilidades técnicas se pasarán por alto. Al dominar la inteligencia emocional, puede continuar avanzando en su carrera y organización.

¿Quieres potenciar tus habilidades de liderazgo? Descargue nuestro libro electrónico de liderazgo gratuito y explore nuestro curso en línea Principios de liderazgo para descubrir cómo puede convertirse en un líder más eficaz y liberar el potencial de usted mismo y de los demás.

Sobre el Autor

Lauren Landry es directora asociada de marketing y comunicaciones de Harvard Business School Online. Antes de unirse a HBS Online, trabajó en Northeastern University y BostInno, donde escribió casi 3500 artículos sobre tecnología y educación en etapa inicial, incluido el lanzamiento de HBS Online. Cuando no está en HBS Online, puede encontrarla impartiendo un curso sobre medios digitales en Emerson College, tomando café o contándole a cualquiera que esté dispuesto a escuchar chistes terriblemente cursis.

¿Por qué es importante EQ en el liderazgo?

Desarrollar su inteligencia emocional lo convertirá en un mejor líder, ya que podrá inspirar confianza, comunicarse de manera efectiva y colaborar con éxito con otros en el lugar de trabajo. Esta habilidad clave garantiza que pueda sacar el máximo provecho de su equipo mientras logra sus propios objetivos personales y profesionales.

¿Cuáles son los 5 dominios de EQ?

Según Daniel Goleman, un psicólogo estadounidense que ayudó a popularizar la inteligencia emocional, existen cinco elementos clave:

  • Conciencia de sí mismo.
  • Autorregulación.
  • Motivación.
  • Empatía.
  • Habilidades sociales.

¿Qué es la gestión de ecualización?

Las habilidades para la inteligencia emocional de los empleados y gerentes para saber: La inteligencia emocional se mide por el cociente emocional (EQ) y se puede definir

¿Qué es el modelo EQ?

Goleman la define como “la capacidad de identificar, evaluar y controlar las propias emociones, la emoción de los demás y la de los grupos”. Goleman desarrolló un modelo de EQ basado en el desempeño para evaluar los niveles de inteligencia emocional de los empleados, así como para identificar áreas de mejora.

Video: eq leadership