Frank A. DeFilippo: ¿Qué hacer con D.C.?

Fotografía del gobierno del Distrito de Columbia.

El Distrito de Columbia es huérfano. Nadie reclama la propiedad. No es parte de Maryland. No pertenece a Virginia. El Distrito es una ciudad de empresa.

Wilmington, Del., fabrica productos químicos. Detroit fabrica autos. El único producto del Distrito es él mismo. Flota con sus propios gases.

Los mejores trabajos del mundo son los de senador y representante en la sombra del Distrito, que no deben confundirse con los de representante sin derecho a voto. Son sólo titulares. Ellos no hacen nada. Su singular misión es ganar derechos de voto en el Congreso. Eso les dará algo que hacer.

Últimamente ha habido otras entre muchas sugerencias para hacer algo sobre el Distrito o con él: otorgarle la condición de estado, convertirlo en un condado, devolverlo a Maryland, obligarlo a Virginia, bañarlo con estrellas Michelin y coronarlo como la capital de los restaurantes. del mundo occidental: algo, cualquier cosa.

Una encuesta reciente del Washington Post mostró que la mayoría de los habitantes de Maryland están a favor de la estadidad para el Distrito, pero se resisten a absorberlo como condado. El resto del país no está de acuerdo. Una encuesta de Gallup reveló que una gran mayoría de estadounidenses se oponen a otorgar la condición de estado a DeeCee. El Distrito, al igual que Maryland, es abrumadoramente demócrata, islas de azul en una ola de rojo.

Cuando Maryland donó tierras para crear el enclave federal conocido como el Distrito de Columbia en 1788, el gesto generoso no incluyó un acuerdo para aceptarlo de vuelta. Ahora, 231 años después, frustrados por la falta de derechos de voto del Distrito como territorio federal y no como estado, hay varias propuestas para incorporar a DeeCee al sistema electoral de Maryland para el voto y presumiblemente los problemas y, tal vez, incluso la riqueza.

La Commonwealth de Virginia actuó primero. Recuperó la tierra que cedió para la capital de la nación a lo largo de las orillas del río Potomac en 1846. Se llama “retrocesión”.

Frank A. De Filippo

Gran parte de la agitación por otorgar al Distrito el estatus de ciudadanía plena se produce en torno a la proximidad del tiempo del censo y su compañero de robo de cadáveres, la redistribución de distritos del Congreso. Por lo general, se trata de un asunto serio y serio, sin evidencia de sarcasmo, lengua en control, parodia, tirones de cadena u otros tropos literarios.

Aquí vamos de nuevo. Del. Eleanor Holmes Norton, la representante sin derecho a voto del Distrito, tiene un proyecto de ley, como siempre lo tiene, para crear el "Estado de Washington". David Krucoff, un ejecutivo de bienes raíces que desafía a Norton por el derecho a no votar, ofrece un plan competitivo: "Douglass County", Maryland, llamado así por el abolicionista Frederick Douglass. (Hecho no relacionado: un descendiente directo de Douglass, John W. Douglass, representó a Baltimore en la Cámara de Delegados de Maryland de 1971 a 1994).

DeeCee se queja de que sus residentes pagan miles de millones en impuestos y, a cambio, no reciben respeto. “Impuestos sin Representación” ha sido el grito de alma en pena del Distrito en sus placas desde 2000 (funcionó una vez antes), un año de censo. Y fue una década después, alrededor del tiempo del censo y la redistribución de distritos, que se hicieron las dos propuestas serias anteriores.

Uno fue de Curtis Gans, director del Centro no partidista para el Estudio del Electorado Estadounidense. Gans pasó casi medio siglo luchando por la democratización del Distrito. Descartó la condición de estado y concluyó que la única oportunidad que tenía el Distrito de obtener derechos de voto y representación completos sería superponiendo la capital de la nación a Maryland.

Poco antes de eso, cuando los demócratas tenían el control total del gobierno federal, durante los primeros años tranquilamente cerebrales de Obama, el representante Steny H. Hoyer (D-Md.), entonces líder de la mayoría de la Cámara, como lo es una vez más, tramó una ambiciosa plan para darle al Distrito un miembro votante del Congreso.

Hoyer propuso expandir el tamaño de la Cámara de Representantes a 437 miembros de sus 435 escaños actuales. Su plan le habría dado al Distrito mayoritariamente demócrata un miembro votante y le habría otorgado a Utah, de tendencia republicana, un segundo escaño como un intento de negociar el apoyo bipartidista.

Pero las enmiendas republicanas al proyecto de ley habrían despojado al Distrito de su derecho a regular las armas de fuego, que luego perdió parcialmente en los tribunales, y Hoyer retiró el proyecto de ley.

Una mirada retrospectiva revela que en 1973, el Distrito de Columbia adoptó su Ley de Autonomía, que le dio a DeeCee más control sobre sus asuntos, incluida, por primera vez, la elección directa de su alcalde y Concejo Municipal. Hasta ese momento, el alcalde del Distrito era designado por el presidente de los Estados Unidos.

Como punto de hecho histórico, en 1964, el presidente Lyndon Baines Johnson ofreció el nombramiento al alcalde Theodore R. McKeldin Jr., de Baltimore, como recompensa por la ruptura de McKeldin con el Partido Republicano para respaldar y apoyar a Johnson, un demócrata, sobre Arizona. El senador Barry Goldwater en las elecciones presidenciales de ese año. McKeldin se negó y le dijo a Johnson que "el trabajo debería ser para un negro". Lo hizo. Johnson nombró a Walter Washington.

La Enmienda 23, adoptada en 1961, otorgó la representación del Distrito en el Colegio Electoral. Aparte de esa función solitaria, el representante sin derecho a voto del Distrito, Norton, tiene poco más que hacer. Los dos senadores en la sombra del Distrito, elegidos por primera vez en 1990, son Paul Strauss y Michael D. Brown, y su representante en la sombra es Franklin García. Política para los amantes de los símbolos.

Uno de los principales argumentos para anexar el Distrito a Maryland es que DeeCee ganaría un miembro votante de la Cámara de Representantes y Maryland ganaría un noveno miembro del Congreso. A los residentes del distrito también se les permitiría votar por los dos senadores de Maryland.

En efecto, el Distrito se convertiría en otra ciudad importante en Maryland, del tamaño de Baltimore, pero sería autónomo y autosuficiente. Dejar de lado, para este estruendo, los entresijos de la fiscalidad y la estructura burocrática. Parece plausible solo desde el satélite Google Earth.

(La membresía de la Cámara y el Senado está fijada en la Constitución en 435 y 100. Cualquier cambio en los números requeriría la ratificación de las tres cuartas partes de los estados, lo cual es poco probable. Los representantes se otorgan en función de la población y cambiando el número fijo , 435, entre ganadores y perdedores. Según las proyecciones de población, es probable que Maryland no gane un miembro adicional del Congreso después del censo de 2020, ya que ganó el octavo miembro después del censo de 1960).

Toda esta charla feliz puede sonar convincente en una clase básica de ciencias políticas. Pero adjuntar el Distrito a Maryland plantea serias dudas sobre quién obtendría la mejor parte del trato y quién heredaría el final pegajoso de la piruleta.

¿DeeCee ya no tendría que pagar y respaldar funciones administrativas como la emisión de licencias de conducir y etiquetas, ciertas obligaciones de recaudación de impuestos y, presumiblemente, responsabilidades regulatorias y ambientales? Las leyes de armas de DeeCee han sido anuladas por el Congreso y los tribunales. Las estrictas leyes de Maryland están intactas. DeeCee tiene vino, licor y cigarrillos baratos. Cuesta mucho dinero beber y fumar en Maryland.

DeeCee una vez amenazó con imponer un impuesto de viajero a los residentes de Maryland. Maryland se volvió loco y amenazó con tomar represalias. La presencia federal en DeeCee es propiedad libre de impuestos. En comparación, Baltimore tiene el doble de la tasa de impuestos a la propiedad de cualquier jurisdicción en el estado. Y finalmente, el Distrito está bajo el control de los comités del Congreso. ¿Cómo se desarrollaría eso en Annapolis?

Y aquí está el mayor “si” de todos: la redistribución de distritos electorales. Cada 10 años, como ocurrirá en Maryland, según lo programado, en algún momento antes de principios de 2022, las legislaturas remodelan los distritos del Congreso, en el caso de Maryland, ocho.

Con el Distrito como una especie de pequeño ducado independiente, ¿seguiría siendo sacrosanto e intocable, garantizado su propio distrito compacto para siempre, mientras que el resto de Maryland tendría que sufrir el robo de cuerpos legalizado que tiene lugar una vez por década cuando los mapas se vuelven a dibujar y los bienes inmuebles se realinean?

Es dudoso que el Distrito pueda pasar la penúltima prueba de admisión a Maryland. No, el cuchillo y el tenedor no son las herramientas apropiadas para desmembrar un cangrejo. Un mazo de madera y los dedos manchados de Old Bay son. Y no, la carne de cangrejo gigante no es el ingrediente esencial para un auténtico pastel de cangrejo de Baltimore. La carne de garra humilde es.

¿Qué tal si dejamos Maryland como está, tal como Dios lo ordenó?


¡Uy! El nombre de Thiru Vignarajah inadvertidamente faltaba entre más de una docena de candidatos en la columna de la semana pasada sobre la contienda por la alcaldía de Baltimore. Vignarajah debería haber sido incluido entre los candidatos más importantes debido a su historial y amplio reconocimiento, como ex fiscal general adjunto, fiscal federal adjunto, jefe de la división penal en la oficina del fiscal del estado de Baltimore y como candidato a fiscal del estado en 2018. – MODA

¿Cuándo DC le devolvió la tierra a Virginia?

La tierra fue cedida originalmente al gobierno federal por Virginia y Maryland en 1790. Después de pasar por varias etapas de aprobación federal y estatal, la parte de Virginia finalmente se devolvió en marzo de 1847.

¿Cuándo se separó Washington DC de Maryland?

La Ciudad de Washington fue fundada en 1791 para servir como capital nacional, y el Congreso celebró su primera sesión allí en 1800. En 1801, el territorio, que anteriormente formaba parte de Maryland y Virginia (incluidos los asentamientos de Georgetown y Alexandria), fue reconocido oficialmente como distrito federal.

¿Washington DC está separado de Maryland?

El Distrito de Columbia ha estado separado de Maryland y Virginia por más de 200 años. Si bien DC, Maryland y Virginia trabajan de manera cooperativa en muchos asuntos regionales, ni los residentes de Maryland ni los de Virginia están interesados ??en anexarse ??el Distrito de Columbia.

¿Washington DC es parte de Virginia o Maryland?

Washington no está ni en Virginia ni en Maryland. Está en el Distrito de Columbia, que es el distrito designado hace mucho tiempo por el Gobierno Federal.

Video: dc retrocession to maryland

Scroll to Top