Select Page

Ha llegado el momento de despedirse de su equipo: tal vez obtuvo un ascenso o un trabajo en una nueva empresa, o tal vez se jubila.

Cualquiera que sea el motivo de su partida, necesitará una estrategia de salida para ayudar a su equipo a mantenerse productivo y positivo. Al suavizar la transición de su personal y su reemplazo, también protegerá su legado como líder competente y afectuoso. ¿Y quien sabe? Tú y tu antiguo equipo podrían volver a encontrarse algún día.

Estos son los pasos clave que puede seguir para que la transición sea más fácil para todos los involucrados.

mantener el enfoque

Mantente comprometido. En primer lugar, mantenga su propia productividad, dice Matt Erhard, socio gerente de la empresa canadiense de reclutamiento Summit Search Group.

“Puede ser fácil distraerse con la emoción y las ansiedades relacionadas con un nuevo puesto”, pero con demasiada frecuencia los buenos gerentes hacen su peor trabajo justo después de decidir dejar su trabajo actual, dice Erhard.

Se Flexible. Comprenda que las necesidades y expectativas de su equipo dependerán de las circunstancias. Si se muda a un departamento diferente dentro de la misma organización, por ejemplo, los antiguos miembros de su equipo probablemente esperarán que esté disponible para responder a sus preguntas después de la mudanza. Sin embargo, si se va a ir a una nueva empresa o se jubila, será menos probable que lo busquen y es posible que no tenga tiempo para responder si lo hacen.

La comunicación es clave

Convocar una reunión de equipo. Anuncie su partida inminente a todos a la vez. Mantenga el anuncio positivo, dice Wendy Deacon, una ex ejecutiva sin fines de lucro con sede en Denver que ahora dirige DestinationU, una empresa de consultoría personal y planificación estratégica.

“Mantenga al equipo enfocado en las prioridades clave y cuáles son los próximos uno o dos pasos”, aconseja Deacon.

Actualice sus archivos. Crear o actualizar expedientes relacionados con trámites, contactos y contingencias. Si bien los miembros del equipo pueden tener mucho conocimiento institucional, querrá que el gerente entrante tenga la mayor cantidad de información posible para que el equipo siga avanzando.

dicha información es especialmente importante para los trabajadores del conocimiento.

“La gente organiza sus pensamientos y archivos de diferentes maneras”, dice Erhard. “Escribir un par de páginas explicando dónde se encuentra en los proyectos actuales y cómo continuarlos puede contribuir en gran medida a suavizar la transición, especialmente si no tendrá la oportunidad de trabajar con la persona que lo reemplaza”.

Tranquilizar al personal. La forma en que te vas es tan importante como lo que dejas atrás, dice Carrie Williams, entrenadora de liderazgo ejecutivo y propietaria de RainShadow Coaching, con sede en Los Ángeles.

“Lo mejor que puede hacer un gerente es tranquilizar al equipo antes de que se vaya porque cada vez que hay una transición en un equipo, las personas se sienten inseguras sobre su estado y eso puede afectar la transición en general”, dice. “Es increíblemente importante ayudar al equipo a tener muy claros sus valores y prioridades para que puedan expresarlos de manera muy clara y coherente a la nueva gerencia. Es como un equipo que 'entiende su porqué'. ”

Proporcionar tiempo de transición. Si es posible, avisa a tu equipo de tu salida con un mes de antelación.

“Concéntrese en los proyectos que tiene, finalice los que pueda y decida quién se hará cargo del trabajo en curso”, dice Erhard. “Abordar su trabajo actual de esta manera puede ayudarlo a sentir que se está preparando para su nuevo trabajo sin descuidar a su equipo actual”.

Recomendar un reemplazo. Si se le permite opinar sobre su reemplazo, considere a alguien que no sea el jugador estrella del equipo pero que tenga un tremendo potencial de gestión. Según el informe The State of the American Manager: Analytics and Advice for Leaders de Gallup, el 82 % de las empresas toman la decisión equivocada al seleccionar un gerente, principalmente porque promueven colaboradores individuales de alto rendimiento que son excelentes en sus trabajos actuales pero carecen de las personas y habilidades de resolución de problemas para ser un buen gerente.

“La buena noticia es que existe suficiente talento gerencial en todas las empresas”, según el informe. “A menudo se esconde a plena vista. … Las herramientas específicas, como las auditorías de talento y las evaluaciones de talento, ofrecen un método sistemático y científico para encontrar a aquellos empleados que tienen el talento natural para ser grandes gerentes”.

Transferencia de Conocimiento

Informe al gerente entrante. Encuentre varias horas (o incluso un día completo de trabajo, si es posible) para sentarse con el nuevo gerente que supervisará a su equipo anterior, dice Erhard. Cubra elementos tales como plazos, políticas y procesos pendientes. Asegúrese de que la persona tenga una lista de personas en otros departamentos que trabajan con su equipo para que pueda mantener los proyectos en marcha cuando usted no esté. Y comparta cualquier desafío u obstáculo que haya encontrado en el pasado y cómo los resolvió.

Además, informe al gerente entrante sobre las fortalezas y debilidades del equipo y de cada miembro individual.

Williams sugiere crear un documento detallado sobre cómo funciona el equipo que incluya evaluaciones, pruebas de comportamiento o revisiones de desempeño que puedan ser útiles. “Todo eso es información valiosa para el nuevo gerente que ingresa”, dice, “y acelerará el proceso de transición. Quita algunos contratiempos”.

Pero asegúrese de que el nuevo gerente también tenga la oportunidad de formarse sus propias opiniones, señala Williams, porque podría tener una experiencia diferente con los miembros del equipo. O su enfoque podría ser diferente, lo que podría brindarle nuevos conocimientos sobre las personalidades de las personas y la dinámica del equipo.

Mostrar empatía. Recuerde que los empleados que deje atrás probablemente estén preocupados por los cambios que traerá su partida. Sea sensible al estado de ánimo en la habitación.

“Cuando llega un nuevo gerente, el mayor temor es que tendrá objetivos o estándares diferentes a los del gerente anterior”, dice Williams. “Y eso está bien. Pero todos deben estar seguros de que siguen trabajando por el mismo objetivo general como equipo”.

Vanessa McGrady es una escritora independiente con sede en Glendale, California.

Ilustración de Marc Rosenthal para la revista HR.

Entrar en un nuevo rol

Cuando comience una nueva posición, querrá abstenerse de hacer cambios importantes hasta que comprenda la dinámica del grupo.

Aquí hay algunas maneras de dar lo mejor de sí:

Comience con valores. Reúna la mayor cantidad de información posible antes de reunirse con su personal, dice Carrie Williams, entrenadora de liderazgo ejecutivo y propietaria de RainShadow Coaching. Conozca los roles, fortalezas y debilidades de los miembros del equipo. Lo más importante es comprender las filosofías y los objetivos del equipo, que no son necesariamente los mismos que se pueden encontrar en la misión general de la empresa.

“Es la forma de operar del equipo y sus valores y creencias lo que aprecian”, dice Williams. “Así es como el equipo quiere presentarse el uno al otro, lo que esperan unos de otros y de qué se van a responsabilizar mutuamente”.

Comprender la nueva dinámica. El desarrollo del equipo tiene una trayectoria específica. Cuando hay un cambio importante, el equipo debe recalibrarse.

“Cada vez que mezclas el equipo, estás afectando la etapa en la que se encuentran en su modelo de creación de equipos”, dice Williams. Un buen líder entiende esta dinámica y ofrecerá gracia durante el período de transición, agrega.

Generar confianza. Incluso si los miembros del equipo están entusiasmados con su llegada, necesitarán tiempo para aprender cómo trabaja. Esfuércese por establecer seguridad psicológica para generar confianza con los miembros del equipo, dice Williams. A medida que su nuevo equipo trabaja en la transición, asuma que todos tienen las mejores intenciones. —MV

Lo que los nuevos gerentes deben hacer primero

Comienza con el pie derecho con estos pasos para una transición suave.

  • Sea inteligente. En primer lugar, haz que tu misión personal sea aprender todo lo que puedas; créeme, esta es la gran clave del éxito como nuevo gerente.
  • Encuentre un mentor.
  • Cambia tu enfoque.
  • Escucha y aprende.
  • Cambios de relación de direcciones.
  • Estar en comportamiento modelo.
  • Gestionar arriba.

¿Qué debe hacer un nuevo gerente en los primeros 30 días?

Bateman sugiere hacer estas 10 cosas en los primeros 30 días de un nuevo trabajo:

  • Hable acerca de su "por qué".
  • Pregúntale a la gente qué esperan de ti.
  • Comprenda cómo se mide a su gerente.
  • Haz un montón de preguntas.
  • Memoriza el organigrama.
  • Crea y aprende tu discurso.
  • Aprenda todo lo que pueda sobre la organización.

Mas cosas…

¿Qué debe hacer un nuevo gerente en los primeros 90 días?

  • Ponte curioso. Una cosa que debe hacer en los primeros 90 días es comprometerse con la curiosidad.
  • Obtenga más información sobre el equipo.
  • Crear un plan.
  • Establecer expectativas claras.
  • Esté dispuesto a escuchar.
  • Trabajo delegado.
  • Identifique sus valores.
  • Obtenga comentarios de los empleados.

¿Cuánto tiempo lleva acostumbrarse a un nuevo gerente?

Los ajustes en su nuevo rol y todo lo que conlleva podrían demorar entre tres y seis meses y, a veces, más, según el tecnicismo y la antigüedad del cargo. La clave es prepararse para estos ajustes menos esperados, afrontándolos con una actitud positiva y paciente.

Video: new manager transition