Select Page

A la mayoría de nosotros, cuando llevamos un par de años en el mundo laboral, se nos ha enseñado cómo lidiar con la variedad de temperamentos y personalidades diferentes que encontramos en la oficina. Se nos alienta a respetar a cada tipo, comunicarnos con ellos como ellos desean ser comunicados y honrar sus contribuciones únicas a nuestro entorno de trabajo.

Pero piense en la mayoría de los consejos profesionales que ha escuchado: ¿Hace énfasis en la paciencia y la franqueza, o lo insta a tomar riesgos y “exponerse”? La mayoría de las veces, se nos dice que la clave del éxito es ser asertivo y audaz, lo cual es más fácil para los empleados naturalmente extrovertidos. Los tímidos o tímidos, por otro lado, que representan hasta el 40% de los adultos estadounidenses, pueden ser etiquetados como desmotivados o no involucrados, o simplemente se los pasa por alto por completo.

La cuestión es que los empleados tímidos tienen ideas igualmente buenas, son tan inteligentes y tenaces, y son tan dedicados como sus homólogos habladores. Simplemente se sienten más cómodos volando bajo el radar. Pero mientras que los miembros del equipo que hablan abiertamente tienden a hacerse notar más, los empleados tímidos tienen un poder sin explotar para ayudar a los equipos a tener éxito.

Si se encuentra a cargo de un empleado que es tímido, querrá encontrar maneras de sacar a relucir sus fortalezas personales. Sí, los empleados con una disposición tímida pueden sentirse incómodos en ciertas circunstancias sociales, pero muestran sus fortalezas de otras maneras. Por ejemplo, la investigación muestra que los empleados tranquilos tienden a ser más reflexivos, lo que mejora el pensamiento creativo y la toma de decisiones. Su autoconciencia en situaciones sociales significa que escuchan con atención y son maestros en leer las expresiones faciales, lo que los convierte en una opción perfecta para trabajos orientados a servicios sociales o humanos.

Entonces, si su equipo necesita una buena dosis de competencia humilde y mesurada, es hora de comenzar a prestar atención a las personas que no la solicitan. Aquí hay cinco formas en que usted, como gerente, puede ayudar a los trabajadores tímidos a darse cuenta de su potencial y contribuir con grandes cosas al equipo.

1. Invierte tiempo en una relación

Es probable que los empleados tímidos no sean los primeros en ofrecer comentarios o decir lo que piensan, así que trate de organizar reuniones individuales regulares con ellos, lo que le permitirá construir relaciones más cercanas. El entorno privado fomentará una atmósfera de seguridad y confianza, lo que puede tranquilizar a su empleado y ayudarlo a abrirse.

En sus conversaciones, anime a sus empleados a articular cuáles creen que son sus puntos fuertes, qué tipo de trabajo les gusta hacer y las áreas en las que les gustaría mejorar.

Tenga en cuenta: la comunicación empática y no crítica es clave cuando se trata de conectarse con empleados tímidos. Entonces, por ejemplo, si su empleado comparte que el trabajo en grupo entre empresas le produce ansiedad, valide su experiencia respondiendo algo como: “Entiendo completamente cómo se siente. Decir lo que piensas frente a personas con las que no trabajas todos los días no es fácil”.

2. Entiende por qué son tímidos

Como parte de su uno a uno, también esfuércese por comprender por qué sus empleados tímidos están preocupados por ciertas situaciones sociales. Por ejemplo, ¿los intimida un superior porque no están seguros de cómo iniciar una conversación con alguien en una posición tan elevada? ¿O se sienten cohibidos por hablar frente a grandes grupos por miedo a las críticas?

A través de una comunicación consistente, no solo alentará a sus empleados a sentirse cómodos con usted (lo que los ayudará a abrirse aún más), sino que también descubrirá formas en que puede ayudarlos a superar su incomodidad en estas situaciones sociales, como capacitarlos en habilidades para hablar en público o ayudarlos a practicar la creación de redes en cafés discretos con otros colegas.

3. Juega con sus fortalezas

Las investigaciones muestran que las situaciones sociales pueden desencadenar ansiedad en el cerebro de las personas tímidas, perjudicando las áreas asociadas con la resolución de problemas, el lenguaje y la memoria, especialmente cuando es en respuesta a información o personas desconocidas.

Para maximizar las capacidades de pensamiento creativo de sus empleados tímidos, asegúrese de que los empleados tímidos puedan prepararse, practicar y planificar. Esto significa que las reuniones deben tener agendas claras con responsabilidades descritas para cada miembro del equipo, y si se les pide a esos empleados que dirijan una gran reunión o hagan una presentación, ofrezca su tiempo para ayudarlos a practicar antes del "espectáculo" final.

4. Opte por la comunicación A-Synchronous

Los empleados tímidos tienden a preferir el correo electrónico, la mensajería instantánea, los mensajes de texto y otras formas de comunicación que les permitan trabajar en silencio y evitar la presión social que sentirían si tuvieran que producir una respuesta espontánea en persona. Su oficina probablemente ya tenga estas herramientas, ¡así que utilícelas! Lo más probable es que obtenga una respuesta mejor pensada que si se acercara a ellos inesperadamente y les hiciera una pregunta sin rodeos, sin darles la oportunidad de preparar una respuesta.

5. Al final del día, respeta sus límites

Las personas de voz suave tienden a tener límites más fuertes y estrictos. A menudo no se sienten cómodos presentando frente a grandes grupos o haciendo llamadas telefónicas difíciles para malas noticias con un cliente o jefe.

Pero a pesar de que desea alentarlos a salir de su zona de confort, no desea empujarlos más allá de lo que están preparados. Sabrá que ha cruzado una línea si la persona se desvía de su línea de base emocional habitual, ya sea haciendo esfuerzos para aislarse más o poniéndose nervioso, molesto y tal vez incluso llorando. Cuando esto sucede, es mejor dar un paso atrás y respetar los deseos de alguien en lugar de arriesgarse a perder a un empleado sólido.

Siga estos pasos y estará en camino de crear una relación mutuamente beneficiosa con los empleados que a menudo se pasan por alto, pero que en realidad podrían ser sus mayores activos.

Foto de mujer trabajando cortesía de Shutterstock.

¿Cómo lidiar con un empleado tímido?

A continuación, le mostramos cómo administrar y comprender a estos trabajadores, y trabajar con sus puntos fuertes para ayudarlos a tener éxito.

  1. No te tomes su silencio como algo personal. Los trabajadores tímidos pueden permanecer callados en la oficina, evitando confrontaciones y evitando charlas en la oficina.
  2. Dales espacio, pero muestra tu apoyo.
  3. Minimiza la ansiedad.

¿Qué se puede hacer si una persona es demasiado tímida para hablar contigo?

En general, bríndeles retroalimentación positiva discreta y tranquilidad. No seas falso ni te excedas, pero trata de comunicar que eres amigable, que te agradan y disfrutas hablar con ellos. Envíe mensajes no verbales cálidos e interesados. Felicítelos sinceramente cuando sea apropiado, como si dijeran algo divertido o perspicaz.

¿Qué no debes decirle a las personas tímidas?

7 cosas que nunca debes decirle a una persona tímida

  • "Eres tan callado". Frédéric Cirou/Getty Images.
  • "No eres muy amigable". Imágenes de Dave y Les Jacobs/Getty.
  • "¿Entiendes lo que te estoy diciendo?"
  • "Mirame a los ojos."
  • "Solo sube y habla con ella".
  • "¿Por qué no hablas más fuerte?"
  • "Lo superarás con el tiempo".

¿Cómo hacer que una persona tímida se encariñe contigo?

Cómo lograr que una persona tímida se abra contigo en 5 minutos o menos

  1. Comience con una introducción y una pregunta fácil. 'Hola, soy Jane Doe de _____.
  2. Afirmar la reunión.
  3. Use su nombre – a menudo.
  4. Explora sus intereses.
  5. Ofrece tu ayuda.
  6. Deja que la conversación fluya.

Video: how to work with a shy person