Select Page

Jack Brickhouse fuera de la cabina de transmisión en el antiguo palco de prensa en Wrigley Field (izquierda). Su perfil se elevó aún más cuando WGN-TV comenzó a televisar 145 o más juegos de los Cachorros por temporada, comenzando con la apertura de la temporada de 1968 en Cincinnati, registrados por la tarjeta de puntuación de Brickhouse (derecha).

<< Página principal de Brickhouse | Descarga esta historia en PDF

Más identificado con los Cachorros en su incomparable carrera como locutor de Chicago desde 1940 hasta mediados de la década de 1980, Jack Brickhouse no podía ser clasificado como otra cosa que un "jonrón" en la cabina de Wrigley Field. Un jonrón más emocionante, además.

Brickhouse conocía a la audiencia del Medio Oeste. Los fanáticos de los Cachorros querían que su locutor alentara a su equipo. Su audiencia se acumuló por primera vez en la docena de condados de Illinois, Indiana, Wisconsin y Michigan, dentro del rango de señal por aire del "buen viejo Canal 9". Esa audiencia más tarde se multiplicó a través de la red multiestatal WGN-TV que comenzó para los juegos de los domingos y los concursos de carretera seleccionados entre semana en 1967. Finalmente, el amanecer del estado de superestación de WGN en 1978 coincidió con los últimos años de Brickhouse de jugada por jugada.

Phil Wrigley cobraba 300.000 dólares al año menos por los derechos de transmisión que los Medias Blancas del otro lado de la ciudad, por lo que Jack Brickhouse tuvo cuidado en sus comentarios al aire, no fuera a matar a la gallina de los huevos de oro de WGN.

“Hizo que el juego fuera emocionante”, dijo Billy Williams, miembro del Salón de la Fama de los Cachorros, cuya carrera de Ironman (1,117 juegos consecutivos jugados) transmitió en Brickhouse desde 1959 hasta 1974.

“Muchas personas pensaron que era un jonrón, y lo era”, dijo Williams, quien veía videos grabados de los llamados “Hey Hey” característicos de Brickhouse de sus jonrones en las noticias de las 10 pm. “Se notaba en su voz. Era fanático de los Cachorros y apoyaba a los Cachorros.

“Cuando conectó un jonrón, lo hizo emocionante para usted. Cuando bateé 300 o 400 jonrones, fui a WGN (estudios) en Bradley Place. Fue emocionante para mí ir allí gracias a Jack”.

Brickhouse proyectaba un optimismo soleado la mayoría de los días, incluso cuando los Cachorros descendían a su peor edad oscura en 1947, justo a tiempo para su mandato como el locutor de televisión más perdurable de Chicago. Y ese es el problema. Conocedor del juego y también encargado de negociar los contratos deportivos de WGN, pensó en privado que había propietarios más calificados que Philip K. Wrigley y gerentes generales más capaces que James Gallagher, Wid Matthews, John Holland, Salty Saltwell y Bob Kennedy.

“Jack era muy obstinado”, dijo Rich King, presentador de deportes de WGN-TV, quien trabajó con la leyenda al comienzo de la carrera de King a fines de la década de 1960. “Era más obstinado fuera del aire que en el aire, en realidad. Jack tenía la filosofía de que en el aire apoyas al equipo, y lo hizo la mayor parte del tiempo.

“Criticó a los jugadores, pero no a la gerencia”.

Sin embargo, Brickhouse estaba armado con hechos que no estaban fácilmente disponibles para el público en general, y probablemente ignorados por los escritores de la época, que se centraron en escribir solo jugada a jugada. WGN estaba obteniendo los derechos de video de los Cachorros para una canción, asegurando ganancias saludables de los patrocinadores básicos de cerveza y gasolina, incluso en las numerosas temporadas de 90 o incluso 100 derrotas.

Cuando la televisión entró en el panorama de las transmisiones de los Cachorros de forma experimental en 1946, y luego con toda su fuerza en 1948-49, Philip Wrigley simplemente continuó con la política de transmisión y marketing de la franquicia. Comenzó con la radio en la década de 1920 por su padre, William Wrigley, Jr. y el presidente del equipo de confianza, William L. Veeck, Sr.

En contra de la sabiduría convencional de propiedad de la época, una filosofía que finalmente murió con el fallecimiento del propietario de los Blackhawks, Bill Wirtz, en 2007, los dos hombres de los Cachorros, llamados William, creían que la exposición televisiva abría el apetito por entradas pagas para juegos posteriores. Los Cachorros de 1929 les dieron la razón al liderar las mayores con casi 1,5 millones de asistentes. Dos años más tarde, siete estaciones de radio transmitieron juegos en casa de los Cachorros sin pagar una tarifa de derechos.

Brickhouse comenzó con Cubs en WBKB

Las tarifas de derechos de transmisión de los Cachorros eran gratuitas o de bajo costo cuando Ronald Reagan (izquierda) y Jack Brickhouse comenzaron como locutores deportivos de radio en la década de 1930. Brickhouse entrevistó a Reagan en la Casa Blanca durante 11 minutos en 1981.

La primera estación de televisión de la ciudad, WBKB-Channel 4, fue recibida en Wrigley Field con "Whispering Joe" Wilson como locutor en el '46. Un año más tarde, después de pasar una temporada como locutor de radio de los Giants (béisbol) de Nueva York, Brickhouse regresó a casa para hacer equipo con Wilson por $35 por juego en WBKB. Fue contratado nuevamente en WGN (Brickhouse había irrumpido en el mercado en WGN de ??1940 a 1943) a principios de 1948, cuando el jefe de Tribune Co., el coronel Robert R. McCormick, puso al aire la señal del Canal 9 como la segunda estación de televisión de la ciudad. Con Brickhouse en el micrófono, WGN comenzó su programa completo de transmisiones en casa de los Cachorros en abril de 1948 y también comenzó las transmisiones de los Medias Blancas desde el antiguo Comiskey Park.

Luego, en 1949, WENR-TV, propiedad de ABC, ahora WLS-TV, se unió al gran espectáculo de videos de béisbol en Wrigley Field. El miembro del Salón de la Fama Rogers Hornsby, 20 años después de su temporada de .380 con los Cachorros y su posterior mandato como gerente de los Cachorros, fue el locutor principal, asistido por Vince Garrity y Bill Brundidge. WBKB y WENR pasaron a los Sox, todavía atrapados en su propia era oscura que comenzó tres décadas antes con el escándalo de los Black Sox. Los Cachorros todavía tenían la apariencia de ser el equipo más popular de la ciudad solo cuatro años después de su último banderín, habiendo atraído a más de 1 millón de fanáticos en esa memorable temporada de 1945 y cada campaña posterior.

Frente a las voluminosas cámaras y miles de pies de cable de las tres estaciones, Wrigley gastó $100,000 del dinero del club de béisbol para construir nuevas instalaciones de video. No se cobraron tarifas de derechos a las tres estaciones de televisión. Sus únicos costos fueron $5,000 cada uno relacionado con el proyecto de construcción.

WENR se retiró después de una temporada. WBKB transmitió juegos con Wilson en el micrófono hasta 1951 antes de optar por la programación diurna ampliada de CBS, antes de que la cadena comprara la estación por completo en 1953. WGN tenía el monopolio de Cubs TV y un dulce acuerdo de tarifas de derechos. Brickhouse sabía quién untaba mantequilla en su pan. No iba a denunciar la gestión incompetente y entrometida de Wrigley, que incluía un sistema agrícola completamente improductivo, admitido por los funcionarios de los Cachorros.

Cuando WGN tomó los derechos de radio, estimados en $ 150,000 al año, lejos de su hogar de 14 temporadas en WIND Radio de menor potencia en 1958, Brickhouse le confió un hecho fundamental al jefe de la estación Ward Quaal. WGN perdería dinero la primera temporada, luego "para siempre" obtendría ganancias. Se demostró que tenía razón hasta hace poco, cuando WGN Radio reabrió el contrato de los Cachorros debido a las crecientes pérdidas durante la caída planificada del equipo de la propiedad de la familia Ricketts. Meses después, WBBM-AM y el grupo CBS-Chicago se apoderaron de los derechos, que afirman que obtendrán ganancias con los Cachorros porque pueden vender inventario y oportunidades en varias estaciones de su propiedad, a diferencia del único medio de radio de WGN.

Los Sox ganan $300,000 más al año por menos cobertura que los Cachorros

Leo Durocher tuvo un mal comienzo con Jack Brickhouse al exigir su tarifa de $ 22,500 por el trabajo de WGN por adelantado en 1966.

Para 1962, a los White Sox se les pagaba alrededor de $ 300,000 más anuales por derechos de transmisión que a los Cubs, a pesar de que el equipo de la Liga Nacional televisaba todos los juegos en casa frente a solo las transmisiones diurnas en casa de los Sox. Mientras tanto, WGN Radio tenía una clara ventaja en la cobertura. Su señal de 50.000 vatios de canal claro retumbó en todas direcciones, 200 millas a la redonda durante el día y mucho más lejos durante la noche. En contraste, el buque insignia de los Sox, WCFL (AM 1000), poseía solo una señal direccional de 50,000 vatios hacia el este y el norte por la noche. El presidente de los Sox, Jerry Reinsdorf, recordó haber escuchado WCFL después del anochecer mientras estaba en la universidad en Washington, DC a mediados de la década de 1950. La radio jugada por jugada de Bob Elson para la mayoría de los juegos no se podía escuchar claramente al oeste de Aurora. El único beneficio, a corto plazo, fue que a los Medias Rojas se les pagó más por una menor cobertura general en televisión y radio.

Lo que hizo que el obsequio de Wrigley valiera aún más la pena fueron las calificaciones. Con los Cachorros como un atolladero de 103 derrotas bajo el Colegio de Entrenadores y los Medias Rojas como un contendiente bajo el mando de Al López, el entonces socio de Brickhouse TV, Vince Lloyd, recordó que los Cachorros obtuvieron números de audiencia de video más altos que los Medias Rojas cuando ambos compartían WGN.

No es de extrañar que Brickhouse, en un guión probablemente escrito por el asistente principal Jack Rosenberg, elogiara a Wrigley como un propietario que siempre "sabe el puntaje" en un comentario televisado en vivo en enero de 1963, justo después de presentar al recién retirado coronel de la Fuerza Aérea Robert Whitlow, jugador de béisbol. primer director "atlético", a la perpleja audiencia de Chicago. El nombramiento de Whitlow por parte de Wrigley para dirigir a los Cachorros, a raíz del loco sistema del "Colegio de Entrenadores", condenó aún más al equipo al estado de hazmerreír. Consciente de las ganancias que los patrocinadores de las transmisiones de béisbol invierten en las arcas de Tribune Co., Brickhouse elogió las acciones "revolucionarias" de Wrigley. Mire a Jack Brickhouse entrevistar al Coronel Robert Whitlow sobre su nombramiento y comente por qué pensó que PK Wrigley tenía la victoria como su prioridad.

Un viejo amigo de la familia de Brickhouse pensó que si el locutor tenía serias dudas sobre la gestión de Wrigley, no podía perder mucho el sueño por ellas. Fácilmente evitó que sus verdaderos sentimientos se filtraran por las ondas de radio.

“No creo que haya sido nada difícil para Jack”, dijo el locutor Chet Coppock, cuyo padre, Charles Coppock, se había hecho amigo de Brickhouse a través de amigos mutuos como el entrenador de los Bears, Luke Johnsos.

“Jack podía ser muy, muy conflictivo”, dijo Coppock. “Jack tenía un gran temperamento. Vi que ese temperamento se disparó varias veces. Pero Jack partió de la suposición del No. 1, estaba encantado de ser un locutor de televisión (béisbol). Y, en segundo lugar, hizo lo que haría cualquier locutor lógico. Entendió que, incluso en sus días más oscuros en los años cincuenta y sesenta, los Cachorros eran una fuente de ingresos. Jack fue capaz de reconciliar eso dentro de sí mismo”.

¿Brickhouse no se sacudió en 1969?

Coppock proporcionó su propio análisis de la psique de Brickhouse. “Jack estaba haciendo muchas cosas”, dijo, “y si no era boxeo, lucha libre en Marigold Gardens, comerciales para Morrie Mages o su programa de radio para Eddie Hubbard, era otra tarea. Sinceramente, creo que Jack estaba tan ocupado que tuvo que obligarse a pensar que una vez que el juego terminaba, se terminaba. El equipo con el que sufrió fueron los Bears. Estaba cerca de (George) Halas. Creo que para el béisbol, incluso en el 69, Vince Lloyd fue aplastado por 1969. No recuerdo que Jack estuviera molesto por el 69”.

Chuck Shriver, director de relaciones con los medios de los Cachorros en 1969, a quien Brickhouse ayudó a que lo contrataran en Wrigley Field, agregó que el estilo de los medios deportivos de la época era no transmitir la negatividad del “beisbol interno”.

Brickhouse, sin embargo, generó una de sus llamadas más memorables, una que aún resuena en Coppock, cuando Willie Smith finalizó el Día Inaugural de 1969 de la manera más dramática. Su desempeño mejoró con el momento, ayudando a establecer el tono de la manía de los Cachorros que se apoderó de Chicago en 1969.

Mira a Willie Smith generar el máximo nivel de emoción de Jack Brickhouse contra el relevista de los Filis, Barry Lersch.

Además de enmascarar sus verdaderos sentimientos internos sobre la gestión del equipo, Brickhouse forzó una sonrisa públicamente cuando posaba para fotos o hacía programas en vivo con el amoral mánager de los Cachorros, Leo Durocher.

Detrás de escena, sin embargo, la tensión fue constante desde casi el día en que Wrigley contrató a Durocher el 25 de octubre de 1965. La historia cuenta que se suponía que Durocher recibiría $22.500 anuales por su programa de radio previo al juego "Durocher in the Dugout" con Lou Boudreau. y apariciones televisivas de "Sports Open Line" en semanas alternas en los estudios de WGN los lunes por la noche con Brickhouse durante la temporada. Durocher exigió su tarifa completa por adelantado, y la obtuvo de los altos mandos de WGN, antes de hacer su primer espectáculo. Eso hizo que Brickhouse, como director deportivo de WGN, se pusiera furioso.

Escuche el tenso intercambio entre Jack Brickhouse y Leo Durocher en el programa de televisión en vivo "Sports Open Line" del 12 de junio de 1967.

Descargar archivo .mp3…
2:12 minutos; audio de 5.3mb .mp3

Rich King de WGN se metió en medio de la tensión en curso entre Jack Brickhouse y Leo Durocher en 1969.

Rich King fue testigo de primera mano de la disputa detrás de escena. Una noche de 1969, Durocher se negó a continuar con Brickhouse en el programa "Tenth Inning" posterior al juego después de una dura derrota. Brickhouse le dijo a la audiencia que Durocher se había negado a participar.

“A Leo no le gustó ese comentario en el aire después de enterarse”, dijo King.

Entre los innumerables deberes de King estaba la producción de estudio de "Durocher in the Dugout", que normalmente se grababa dos horas antes del partido.

“Boudreau hizo una pregunta sobre el juego”, recordó King. “Leo dijo: 'Antes de hablar sobre el juego, quiero hablar sobre algo que dijo Jack Brickhouse anoche. Dijo que me negué a ir a su programa para hablar sobre el juego. Te diré por qué no estuve en el programa de Brickhouse. No fue invitado a mi boda (en junio de 1969 con Lynne Walker Goldblatt), me lo guardó y si quiere ser un enano mental al respecto, es asunto suyo.

“El programa nunca salió al aire. Lo jugué para los jefes (WGN) y mataron el espectáculo. Boudreau me llamó y me preguntó por qué el programa no salió al aire. Todavía tengo el espectáculo. Brickhouse nunca respondió, ni dentro ni fuera del aire. Esa historia está en mi (segundo) libro que saldrá”.

A su vez, Brickhouse podría haber sido la fuente de una cita anónima, atribuida a un destacado locutor de Chicago, que pedía el despido de Durocher incluso si los Cachorros llegaban a la Serie Mundial en 1969. La cita era parte de un artículo de Durocher en el Chicago Sun-Times . Artículo de la revista Sunday Midwest que se publicó el 7 de septiembre de 1969, el día anterior a la infame serie "Black Cat" en el Shea Stadium que aceleró la caída fatal de los Cachorros en el último mes de la temporada.

La enemistad entre Brickhouse y Durocher no terminó con el final del mandato de The Lip's Cubs en el receso del Juego de Estrellas de 1972. Tres años más tarde, un Wrigley tambaleante, de 80 años y sin nuevas ideas y relaciones con las personas adecuadas para revivir a los Cachorros, nuevamente deseaba reciclar a los hombres que mejor conocía.

Idea loca: Brickhouse como presidente, Durocher como gerente general

El magnate de la goma planeó nombrar presidente del equipo Brickhouse y sacar a Durocher de su retiro como gerente general, reemplazando a Holland que se retira. Brickhouse no estaba muy interesado en renunciar a la seguridad de por vida en WGN. Pero el trato se habría frustrado de todos modos. Al enterarse del papel proyectado de Brickhouse, Durocher se negó rotundamente a regresar. En cambio, Wrigley nombró al director de operaciones del parque, ER "Salty" Saltwell, para un puesto doble como gerente general.

A través de toda la política bizantina detrás de escena, el tipo que es tan común hoy en día en Wrigley Field, Brickhouse mantuvo el estatus de súper vendedor para los Cachorros. Innumerables Baby Boomers todavía hablan de correr a casa desde la escuela para atrapar a Brickhouse llamando las últimas entradas de un juego de los Cachorros.

Y, sin embargo, más allá del "Hey Heys" paso a paso y que rompe la voz con la máquina de escribir de Jack Rosenberg traqueteando de fondo para proporcionar información al locutor, el estilo de entrevista de Brickhouse que personalizaba a los jugadores y oficiales de béisbol era un elemento básico del verano.

Rosenberg ayudó a Brickhouse a atrapar a los nombres más importantes del juego para la "décima entrada". Y su excelente estilo improvisado se extendió a través de los retrasos por lluvia mientras WGN mantenía la transmisión desde el estadio. Brickhouse llenó ese tiempo con aún más entrevistas en vivo.

A los jugadores de los Cachorros no les importó subir las rampas y bajar por una pasarela con sus clavos hasta la vieja cabina de transmisión que colgaba del piso superior entre el home y la tercera base.

Escuche lo que pudo haber sido la última entrevista del difunto Kenny Hubbs con Brickhouse en el Tenth Inning el 1 de septiembre de 1963.

Descargar archivo .mp3…
5:40 minutos; audio de 13mb .mp3

'Un amigo hablando con otro'

“Los muchachos no tenían miedo de ir a su programa porque se sentirían cómodos con Jack”, dijo Billy Williams. “Él no trataría de mostrarte. Era como un amigo hablando con otro. No te importó subir allí.

Si bien Brickhouse fue la puerta de entrada verbal al béisbol, década tras década, consolidando la lealtad de por vida de innumerables fanáticos de los Cachorros, participó en muchas primicias como locutor de béisbol.

Hizo ocho juegos sin hits, seis de los Cachorros. El más controvertido fue el último juego sin hits del 2 de septiembre de 1972. Milt Pappas perdió su juego perfecto cuando el árbitro Bruce Froemming se negó a cantar tres strikes y dos lanzamientos consecutivos al bateador emergente de los Padres, Larry Stahl, a favor de Pappas. Lo que perjudicó la afirmación de Pappas fue el hecho de que la cámara del jardín central pudo haberse averiado y no se usó durante el turno al bate de Stahl, por lo que no hubo registro de video de cómo los lanzamientos llegaron al plato.

Escuche a Brickhouse recordar el juego sin hits de Pappas y cómo Froemming hizo cumplir su voluntad en el palco de prensa en un juego de ligas menores.

Descargar archivo .mp3…
5:53 minutos; 14,1 MB de audio .mp3

Esa cámara del jardín central fue una de las innovaciones de producción de WGN que Brickhouse usó en sus transmisiones. La cámara fue presentada en Wrigley Field en 1958 presidida después de haber demostrado ser un éxito en las transmisiones televisivas en horario estelar de las Pequeñas Ligas "Boys Baseball" dirigidas por Brickhouse desde el venerable Estadio Thillens en el lado norte de Chicago.

Jack fue la voz en la primera temporada de transmisiones en color de WGN en 1960, un año después de que los Cincinnati Reds, a través de WLWT, se convirtieran en la primera estación local en transmitir juegos de béisbol en color. Fue la primera voz de una transmisión remota desde Estados Unidos en la primera transmisión satelital transatlántica a través de Telstar en 1962. Unas semanas antes, estuvo estacionado en Wrigley Field mientras Lloyd trabajaba en Comiskey Park cuando WGN televisó los juegos de los Cachorros y los Sox simultáneamente en un Sábado por la tarde. Los productores no se perdieron una carrera anotada en ninguno de los juegos.

Mientras tanto, estaba en movimiento al final del juego. Después de conversar sobre la "décima entrada" en Wrigley, tuvo que volver corriendo al estudio en Tribune Tower o, después de 1961, al WGN Continental Mid-America Broadcast Center en 2501 W. Bradley Place, dos millas al oeste de Wrigley Field. Allí manejaría primero un noticiero de TV de las 5:45 pm, luego un programa de deportes de TV de las 5:55 pm. No se preocupe si Brickhouse llegó cinco minutos antes del vuelo. Entregado un guión, podría improvisar la mayor parte del programa. Sus colegas dijeron que podía improvisar verbalmente mucho mejor que Johnny Carson.

El único agujero en la carrera de Brickhouse nunca fue llamar a un factor decisivo de los Cachorros de primer lugar. Lo más cerca que estuvo fue cinco juegos en la clasificación en 1970 y 1973. Bromeando, Brickhouse lamentó cómo, recién salido de una temporada en los Marines, su única temporada de llamar juegos de los Sox exclusivamente fue en 1945, mientras que los Cachorros ganaron el banderín el mismo año con Bert Wilson manejando las transmisiones en WIND Radio. Brickhouse se incluyó en el stand de WGN-TV con Harry Caray y Steve Stone en Pittsburgh la noche en que los Cachorros lograron su primer título de cualquier tipo en 1984. También se encargó de las entrevistas en el clubhouse posteriores al juego. Afortunado de ir a San Diego para los juegos fuera de casa en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el '84, Brickhouse pareció aplastado como nunca antes por la impactante derrota de los Cachorros en el Juego 5, según el veterano de los medios de comunicación de Chicago, John Reyes, quien acompañó al locutor.

Durante muchos años, Jack Brickhouse tuvo que correr desde Wrigley Field o Comiskey Park hasta los estudios WGN para presentar un programa deportivo o un noticiero a las 5:45 p. m., y luego un programa deportivo a las 5:55 p. m.

Frases pegadizas todavía muy imitadas

Después de que su mandato continuo más largo como locutor de un equipo de béisbol de las Grandes Ligas terminara después de 35 temporadas en 1981, la huella de Brickhouse en sus espectadores lo superó con creces. Su llamada de jonrón “¡Oye, oye!: es una de las más famosas de todos los tiempos para los locutores, y también se empleó para touchdowns de los Bears en su mandato de 24 años como la voz de radio de ese equipo.

Escuche a Jack Brickhouse recordar cómo originó su marca "Hey Hey!" llamada de jonrón.

Descargar archivo .mp3…
6:32 minutos; audio de 15mb .mp3

Hasta el día de hoy, sus eslóganes como "Oh, hermano", "¡Míralo ahora!", "¡Aquí vamos!", "Qué desastroso giro de los acontecimientos aquí en (el estadio de béisbol)", "Cualquier tipo de carrera gana para los Cachorros”, “Tendremos un juego de pelota de entrada adicional hoy”, “Un día tarde y un dólar corto”, “Aquí están los totales infelices”, “Por un minuto caliente allí”, “Un dardo azul”, "Alguien traiga mi estómago" y "Un acto de Alphonse-and-Gaston (no Cito)" en los jardines se recuerdan con cariño y aún se imitan.

Y más: "He conocido (escriba el nombre en la décima entrada) hombre y niño", "Hay nueve formas de anotar desde la tercera sin un hit", "La nariz del camello se clavó en la tienda… pronto todo el cuerpo estaba en la carpa”, “Los hombres casados ??contra los hombres solteros en el picnic de la empresa (para un juego de alta puntuación con errores) y “El especialista en rallies Len Johnson”.

Mi favorito fue la lastimera llamada de desastre: “¡Atrapado… y caído!” por el jardinero central Don Young en una crisis en la novena entrada de julio de 1969 en el Shea Stadium.

Brickhouse se retiró del trabajo diario de jugada por jugada a los 65 años. Curiosamente, el sucesor Caray era mayor, tenía 68 años, cuando asumió el cargo. Caray trabajó 16 temporadas hasta su muerte a principios de 1998, dos semanas antes de cumplir 84 años. Unos seis meses después, Brickhouse falleció a los 82 años.

Desde que Caray se convirtió en el flautista de los Cachorros de béisbol, un "fanático de los Cachorros, hombre de Bud" de una manera diferente a Brickhouse, obtuvo la primera estatua del Wrigley Field en 1999, en gran parte gracias al supervisor corporativo de los Cachorros, Jim Dowdle, quien originalmente había contratado a Caray. para WGN. Un año después, se colocó una estatua de Brickhouse, pagada no por Tribune Co. sino con fondos de numerosos donantes, incluidos los propietarios de equipos deportivos de Chicago, en Michigan Avenue, frente a Pioneer Court.

Si bien algunos sintieron que Jack había sido relegado a una ubicación que no fuera del Wrigley Field, su lugar, justo al sur de Tribune Tower, es el lugar con mayor tráfico peatonal en los Estados Unidos fuera de Nueva York. "The Big Brick" hizo mucho dinero para Tribune Co. y duplicó con creces el mandato de Caray, pero su única presencia póstuma en Wrigley Field son los letreros rojos "Hey Hey" en los postes de foul.

Si le preguntaras a Brickhouse, diría que ninguno de los locutores merecía una estatua de Wrigley Field antes que Ernie Banks. El bronce de tamaño natural “Mr. Cub” se dedicó el Día Inaugural de 2008 con el orador Hank Aaron declarando que el honor se había retrasado una década. Las estatuas de Billy Williams y Ron Santo se erigieron en los próximos tres años fuera de la esquina noreste del estadio de béisbol. Para dejar espacio, la estatua de Caray se movió una cuadra al norte hacia el exterior de la entrada de las gradas.

En algún lugar alrededor de Friendly Confines que vendió durante casi dos generaciones, debería haber espacio para que una estatua de Brickhouse regrese a casa. La imagen del hombre para todas las temporadas debe volver al estadio que ayudó a llenar y a la franquicia cuya tremenda popularidad ayudó a construir.

<< Volver a la página principal

Superior ^^

¿En qué estación de radio están los Cachorros de Chicago?

¿Y si quiero escuchar en la radio? Sintonice su dial en WSCR-AM 670 y Cubs Radio Network para escuchar a Pat Hughes y Ron Coomer con Zach Zaidman.

¿Están los Cachorros en la radio WGN?

Cachorros | WGN Radio 720 – Muy propio de Chicago.

¿Cómo puedo escuchar el juego de los Cachorros en la radio?

Afiliados de radio

WFRX – 1300AM/95.5FM – W.

¿Cómo puedo escuchar el juego de los Cachorros en línea gratis?

Los fanáticos pueden interactuar a través de las plataformas de Score al aire, en línea o de forma gratuita desde cualquier dispositivo a través de la aplicación Audacy. The Score es la estación de deportes número 1 y más escuchada de Chicago. The Score es también el hogar de audio exclusivo de los Chicago Cubs, Chicago Bulls y Bears los lunes y viernes.

Video: wgn cubs radio