Select Page

Imaginemos que está sentado en su revisión trimestral. Su supervisor está revisando su desempeño y brindándole comentarios útiles. Está tomando nota de las sugerencias de su supervisor. Hay uno que te llama la atención: “Piensa más estratégicamente”.

¿Qué significa eso? Para la mayoría de los profesionales, significa que no están pensando lo suficiente en el panorama general. Están tan ocupados con las tareas del día a día, que no saben cómo ampliar su perspectiva.

TALLERES DE PMC RELACIONADOS

Entrenamiento Individual o Grupal:

Pensamiento estratégico (también disponible como curso en línea, en vivo con el instructor)

Pensamiento crítico y resolución de problemas para una toma de decisiones eficaz (también disponible como curso en línea, en vivo con el instructor)

Entrenamiento en grupo:

Planificación estratégica

Hacer que su pensamiento sea más estratégico es un desafío: las presiones del trabajo siempre parecen estar llevándolo de regreso al 'aquí y ahora', y seguramente no hay tiempo en su día para reflexionar sobre el futuro y el panorama general. Y de todos modos, ¿no es el pensamiento estratégico algo que se supone que deben hacer los altos directivos? Bueno, pensar estratégicamente es algo que puede y debe hacer en cualquier lugar de la organización. Pensar estratégicamente es algo que haces mientras haces todo lo demás: es un hábito, no un período de tiempo en tu calendario. Tienes que ajustar tu enfoque de trabajo y estar preparado para salir un poco, o mucho, de tu zona de confort. Para comprender mejor cómo puede pensar de manera más estratégica, hemos esbozado ocho atributos de los pensadores estratégicos. Siga leyendo para obtener más información.

1. Los pensadores estratégicos abrazan el futuro y las nuevas posibilidades

¿Está prestando atención a los rumores de la industria y anticipando nuevas tendencias potenciales? ¿Estás mirando el horizonte figurativo, buscando nuevas posibilidades y oportunidades?

Los pensadores estratégicos lo son. No reaccionan ni esperan que se les diga qué hacer. Están lanzando nuevas ideas, iniciando nuevos proyectos y tratando de descubrir la próxima gran cosa. Se acercan a lo que necesitan hacer hoy como necesario para alcanzar una meta mucho más grande a largo plazo. Son fundamentalmente progresistas. Están creando el futuro.

2. Toman riesgos

A la mayoría de las personas no les gusta operar fuera de su zona de confort. Sin embargo, es fundamental para cualquier tipo de crecimiento personal o profesional. Aquí es donde se produce el aprendizaje y la adquisición de nuevos conocimientos.

En lugar de aferrarse a la lógica establecida, los métodos probados y verdaderos y la sabiduría convencional, los pensadores estratégicos dan un salto de fe. Hacen una lluvia de ideas nuevas. Se mantienen abiertos de mente. No son reacios al riesgo. Aceptan que los riesgos pueden dar miedo y están dispuestos a atravesar ese miedo. Están felices de fallar, volver a levantarse y seguir adelante.

3. Son creativos

Las ideas listas para usar resuelven más problemas que las soluciones comunes y corrientes. Cuando se encuentra con un desafío aparentemente insuperable, cada organización necesita una solución que no haya probado antes.

Entran pensadores creativos y estratégicos. Ningún tema o idea es tabú para estos profesionales de mente abierta. Proponen nuevas soluciones, incluso si esas soluciones parecen extravagantes. Las personas creativas representan un tesoro oculto del pensamiento estratégico. Pídeles que te ofrezcan sugerencias para resolver problemas y escucharás un montón de ideas poco ortodoxas pero útiles.

4. No aceptan el statu quo

A los pensadores estratégicos no les importa lo que es una práctica aceptada. Están interesados ??en descubrir qué métodos funcionarán en su entorno en constante cambio. Están dispuestos a hablar en contra del statu quo y a hacer las cosas de una manera completamente nueva.

5. Son aprendices voraces

Todos tienen a alguien en su lugar de trabajo que parece estar al tanto. Cada vez que habla con este compañero de trabajo, le informan sobre lo que está sucediendo en su organización y en su industria en general. Se mantienen al tanto de lo que sucede y disfrutan aprendiendo cosas nuevas. Esta curiosidad y sed de conocimiento es un signo revelador del pensamiento estratégico.

6. Los pensadores estratégicos están dispuestos a adaptarse

La rigidez no es una estrategia efectiva a largo plazo para el desarrollo profesional. Cuanto más te apegues a tus viejas formas de hacer las cosas, más atascado te volverás. Para mejorar su pensamiento estratégico, deberá modificar su enfoque. Tendrás que probar cosas que nunca has hecho antes. Deberá mantenerse adaptable, ajustando la forma en que maneja los proyectos antes, durante y después de que se completen.

7. Entienden la gratificación retrasada

Uno de los rasgos más importantes de un pensador estratégico es su ética de trabajo. Los pensadores estratégicos están dispuestos a trabajar un poco más el viernes por la tarde para preparar la siguiente semana laboral. Están dispuestos a asignar recursos a un proyecto que están administrando, en lugar de tratar de hacerlo todo por sí mismos o microgestionar su equipo.

Los pensadores estratégicos no están interesados ??en la gratificación instantánea. Ellos entienden que es fugaz. Más bien, están interesados ??en lograr un objetivo importante que requiere una planificación cuidadosa, vigilancia y trabajo continuo. Juegan el juego a largo plazo, y ser conscientes de cuál debería ser el resultado general les permite tomar decisiones tácticas y operativas mucho mejores ahora.

8. Trabajan de manera efectiva, en lugar de estar simplemente ocupados

El trabajo ocupado no se presta a un pensamiento general. Si está ocupado con el trabajo administrativo y las tareas diarias, está perdiendo la oportunidad de ampliar su perspectiva.

Delegar el trabajo a otros; despeja tu horario; empezar a construir un sentido de atención plena. Solo cuando haya ordenado su carga de trabajo y su mente, podrá pensar en objetivos a largo plazo.

Atributo adicional: Simplificación del trabajo

Encontrar el tiempo para pensar de manera más estratégica a menudo puede ser más acerca de encontrar el espacio mental necesario. A menudo pasamos gran parte de nuestro día trabajando de manera mucho menos eficiente de lo que podríamos. Simplificar un poco nuestras prácticas de trabajo puede proporcionarnos ese espacio mental. El pensamiento estratégico nos ayuda a saber que nos estamos enfocando en las cosas correctas, y la simplificación del trabajo nos ayuda a trabajar mejor.

Cómo mejorar tu pensamiento estratégico

La buena noticia es que, como miembro de la raza humana, ya eres un pensador estratégico: así es como navegas por tu vida. El reto es tomar esa habilidad natural, ser más consciente de ella y aplicarla en tu entorno laboral. Así que no se estrese si cree que no tiene los ocho atributos enumerados anteriormente. Todo el mundo puede desarrollar su capacidad de pensar y actuar de forma más estratégica. La mejor manera de poner en marcha este tipo de mejora es a través del aprendizaje continuo.

Intente inscribirse en el curso, Pensamiento Estratégico. Este curso también está disponible como curso en línea, en vivo con el instructor. Llámenos al (613) 234-2020 ext. 18, o envíenos un correo electrónico a [email protected] para registrarse hoy.

¿Cuál es el significado de pensador estratégico?

En su forma más simple, el pensamiento estratégico es la capacidad de planificar para el futuro. Es la capacidad de preparar estrategias y conjurar ideas que harán frente a entornos cambiantes y considerarán los diversos desafíos que se avecinan.

¿Cuál es un ejemplo de un pensador estratégico?

Planificación de metas profesionales a largo plazo: si usted es alguien que imagina regularmente dónde estará profesionalmente en uno o incluso cinco años y comienza a tomar los pasos para llegar a donde necesita estar, entonces es probable que sea un pensador estratégico.

¿Son inteligentes los pensadores estratégicos?

El veredicto es inequívoco: la ínsula y el STS constantemente activados revelan que los mejores pensadores estratégicos son emocionalmente inteligentes.

¿Todo el mundo es un pensador estratégico?

Todos tenemos diferentes grados de pensamiento estratégico que nos resultan naturales. A pesar de que hay cientos de recursos con diferentes formas de volverse más estratégicos, nuestra experiencia ha demostrado que las personas rara vez "se vuelven" más estratégicas.

Video: strategic thinkers