Select Page

Cuando está atrapado en el ajetreo y el bullicio diario de su negocio, puede sentirse tentado a despedir rápidamente a sus empleados cuando acuden a usted con preguntas o inquietudes.

Pero tenga cuidado, si habitualmente se apresura en las conversaciones o les da la espalda a los empleados, se sentirán irrespetados. Y será menos probable que respeten su liderazgo.

El desarrollo de buenas habilidades para escuchar es uno de los métodos más eficientes para convertirse en un gran gerente y líder.

Aquí hay cuatro consejos que pueden ayudarlo a perfeccionar sus habilidades de escucha de liderazgo.

Mostrar interés, preocupación

El primer paso para aumentar sus habilidades de escucha de liderazgo es aprender a conectarse con su equipo. Para poder escuchar, primero debe estar interesado en sus empleados.

No confunda oír con escuchar. Escuchar significa recopilar los hechos y también tratar de comprender las emociones y los sentimientos no expresados ??relacionados con lo que se está discutiendo. Prestar toda la atención requiere preguntas de seguimiento para asegurarse de que comprende completamente la imagen completa.

Las personas se abren y son más honestas cuando sienten que su gerente se preocupa por ellas y por el problema en cuestión.

Esto no significa que tenga que dejarlo todo cada vez que un empleado necesite hablar de algo. Si alguien viene a usted 10 minutos antes de su próxima reunión, simplemente dígalo. Si se necesita una conversación breve, pídales que caminen con usted durante los 5 minutos que le llevará llegar allí.

Muestra preocupación si dices: “Tienes razón. Tenemos que encontrar una manera de resolver esto. No quiero apresurar nuestra conversación. Encuentre un momento en mi calendario y bloquee una hora para que pueda tener toda mi atención durante nuestra conversación”.

Si se requiere una discusión más larga y está lleno, ofrézcase a quedarse hasta tarde o llegar temprano para reunirse con él o ella. Todos estos consejos lo ayudarán a mejorar sus habilidades de liderazgo para escuchar y fomentar una comunicación abierta.

Dar toda la atención

¿Alguna vez has estado en una fiesta en la que la persona con la que estás hablando mira constantemente alrededor de la habitación y no hace contacto visual? Probablemente te hizo sentir como si estuvieran buscando a alguien mejor con quien hablar.

No haga que sus empleados se sientan de esa manera cuando acudan a usted con problemas.

Silencie su teléfono y las alertas de correo electrónico, y no revise su computadora mientras la otra persona está hablando, a menos que necesite buscar materiales relevantes para la discusión. No hagas garabatos ni toques tu bolígrafo.

Al prestar toda su atención a su empleado, no solo transmite que le importa, sino que también se da la capacidad de concentrarse, ambas importantes habilidades de liderazgo para escuchar.

Esto significa que si Margo le informa sobre un problema en su departamento de envíos, no solo comprende el mensaje superficial que está tratando de transmitir, sino que también reconoce las emociones de desesperanza, frustración o incluso enojo en su voz.

Reflejar, aclarar y empatizar

Las personas se identifican y confían en aquellos que se ven y suenan como ellos. Ahí es donde la técnica de "espejo" le ayuda a construir una relación. Inclínate, haz contacto visual, toma notas y repite lo que dice la persona.

Un ejemplo de duplicación podría ser: “Lo que le oigo decir es que el hecho de que Mike no haya seguido la plantilla del informe le genera trabajo adicional. ¿Es eso correcto?"

Las preguntas de seguimiento lo ayudan a obtener una mejor comprensión y a resolver el problema más rápidamente. Otras preguntas incluyen:

  • ¿Tienes una solución en mente?
  • ¿Quieres que haga algo o solo necesitas desahogarte?
  • ¿Cómo está afectando esto a su productividad?

Si los empleados saben que hará preguntas detalladas, es más probable que preparen pruebas y posibles soluciones antes de acudir a usted. Esto ayuda a mitigar a los empleados que quieren deshacerse y correr en lugar de resolver un problema.

Vuelve a marcar el drama

Una vez que un empleado está lo suficientemente frustrado como para plantearle un problema, es posible que las emociones se desborden. No fomentes los rumores o él dijo, ella dijo conversaciones.

Durante conversaciones emocionales, ayuda a calmar y enfocar a su empleado cuando hace preguntas específicas que requieren respuestas concretas. Ejemplos de preguntas para hacer incluyen:

  • ¿Cuándo se dio cuenta por primera vez de que esto sucedía?
  • ¿Con qué frecuencia ocurre esto?
  • ¿Cuánto tiempo extra tienes que gastar en esto?
  • ¿Qué otras tareas no se están realizando debido a este problema?

A lo largo de su discusión, use sus habilidades de escucha de liderazgo para enfocarse en los hechos y redirigir la atención de la persona a los detalles. Una vez más, refleje el problema en el empleado.

“Escucho la frustración en tu voz, pero necesito más detalles para entender lo que realmente está pasando”. Escucha, repite lo que escuchas y escucha un poco más.

A menudo, los empleados identifican los síntomas y no la causa raíz del problema. Al desarrollar sus habilidades para escuchar, puede convertirse en el gerente que llega al fondo de los problemas comerciales y hace que el lugar de trabajo funcione sin problemas.

La guía de liderazgo y gestión de Insperity proporciona aún más consejos y técnicas para desarrollar líderes. Descargue hoy su copia gratis.


¿Por qué la escucha activa es importante para los líderes?

La escucha activa puede ayudarlo no solo a retener más información, sino también a comprender mejor lo que se dice. Potencia tu inteligencia emocional y te convierte en un líder más empático. La escucha activa le permite comprender mejor las dificultades de sus empleados y evitar malentendidos.

¿Cuáles son las tres habilidades de escucha del liderazgo?

La capacidad de escuchar afecta a casi todas las responsabilidades de un rol ejecutivo.

Exploremos 3 tipos de habilidades para escuchar que son esenciales para líderes exitosos, gerentes y la organización en general.

  • Escucha activa:
  • Escucha emocional:
  • Escucha intelectual:

¿Es escuchar una habilidad de liderazgo?

Escucha activa en el trabajo

Como estrategia para mejorar las habilidades de liderazgo, la escucha activa puede fomentar una comunicación más sólida entre usted y los miembros de su equipo. Si bien las raíces de la escucha activa se encuentran en entornos terapéuticos, también tiene aplicaciones prácticas en el lugar de trabajo, con los parámetros apropiados.

¿Cuáles son los 4 tipos de estrategias de escucha?

4 tipos de escucha

  • Escucha Profunda. La escucha profunda ocurre cuando te comprometes a comprender la perspectiva del hablante.
  • Escucha completa. Escuchar por completo implica prestar mucha atención a lo que el hablante está transmitiendo.
  • Escucha crítica.
  • Escucha Terapéutica.

Video: leadership listening